Ingreso Básico Solidario

De Cocina Cívica
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Enlace al sitio de Ingreso Básico Solidario

InfografiaIBS.png

Uno de los efectos colaterales de la crisis sanitaria (y en general de toda crisis), ha sido profundizar y hacer evidente el estado de desigualdad en que la sociedad global se sostiene. Si bien los impactos negativos del Covid19 desconocen geografías y clases, es un hecho que quienes previo a la pandemia se encontraban ya en una condición de vulnerabilidad económica y violencia estructural, hoy son quienes más sufrirán en la actual situación de emergencia, sufrimiento que sin duda se prolongará en el mundo post-pandémico ante los efectos de mediano y largo plazo.

Durante los últimos 40 años, los Estados como garantes de derechos, han desestimado este objetivo fundacional promoviendo el desmantelamiento de las estructuras de protección social y desestimando el fortalecimiento de lo público. En este marco son cada vez más las voces que se suman a la iniciativa del Ingreso Básico Universal (IBU), es decir, una renta que reciben todos los ciudadanos sin condición alguna, con el objetivo de dar un suelo mínimo de estabilidad material a la población en su conjunto.

Si bien existen críticas al planteamiento, sobre todo cuando el IBU se propone como un substituto de otras políticas públicas de protección social (cosa que aquí no buscamos impulsar), creemos que la reflexión sobre la necesidad de una renta básica, sobre todo para aquellos en condición de vulnerabilidad económica, es un tema urgente frente a la crisis sanitaria.

Los Estados del sur global no poseen las condiciones institucionales ni financieras para adoptar este tipo de medidas en el corto plazo, sin embargo reconocemos que la existencia de una renta básica puede ser la forma concreta en la que se expresa el derecho a la existencia. Es decir, la renta básica no es una donación, no es caridad, no es un programa paternalista o un subsidio gubernamental, es la forma de garantizar mínimamente la reproducción de la vida. Por lo anterior es que proponemos el Ingreso Básico Solidario, si los Estados siguen en la imposibilidad, o en la necedad, de garantizar este derecho ante la urgencia de la crisis, proponemos que desde lo común nos organicemos y podamos de forma colectiva dar un respiro a aquellas personas que en nuestras comunidades sabemos se encuentran en una condición de vulnerabilidad económica.


¿Qué buscamos?[editar]

Que aquellas personas que estén en una situación de vulnerabilidad económica ante la crisis del Covid19 puedan tener los ingresos mínimos que garanticen su bienestar material mínimo.

¿Cómo proponemos hacerlo?[editar]

Creando una red de ciudadanos, organizaciones y de plataformas de crowdfunding en iberoamerica que puedan adoptar el proceso propuesto por el proyecto Ingreso Básico Solidario.

¿Por qué hacerlo por Ingreso Básico Solidario?[editar]

Sabemos que todo el proceso puede parecer engorroso, y que resultaría más sencillo organizarte y donar los recursos necesarios por tu cuenta a las personas que detectes en situación de vulnerabilidad económica, en este sentido, si estás en posibilidad de ayudar ¡hazlo! Ingreso Básico Solidario busca ser una herramienta que ayude a quienes quieran llegar a personas que no están próximos físicamente, a quienes quieran expandir sus redes de apoyo más allá de sus conocidos, así como aquellos que busquen dotar de transparencia a las distintas fases del proceso.

¿Cuánto dinero donar?[editar]

¡Cualquier aportación es importante! Toda ayuda es un paso más cerca a las metas propuestas de cada proyecto.